8 de marzo, conmemoración sin olvido

8 de marzo, conmemoración sin olvido

“No deseo que las mujeres tengan más poder que los hombres, sino más poder sobre sí misma”

Mary Shelley

Por Camila Morales, abogada.

Nuevamente llegas 8 de marzo, siempre te espero, no porque crea que exista motivo de celebración. ¿Cómo se puede celebrar un día donde todo el mundo te recuerda que formas parte de una misma estructura injusta? Una en la que aunque muchas resistieron incluso con su vida para alcanzar ejercicio de Derechos, que por lo demás hoy consideramos tan básicos como educarse o votar en elecciones, se mantiene la percepción de que es un regalo o un beneficio que tenemos por obra y gracia de “algo” o “alguien” superior; como si un día alguien decidió que no éramos cosas o simplemente el opuesto a un hombre y nos reconoció medianamente seres independientes y pensantes.

Complejo, como si en este día y solo a modo de una real celebración estaremos alejadas del acoso callejero, poder salir vestida como quiera sin necesidad de que alguien me juzgue como mujerzuela, camiona y mala profesional, quizás por un día la masculinización no se sienta cuestionada por ejercer nuestros derechos sexuales, de libertad de desplazamiento o de pensamiento sin que recibamos a cambio un reproche, quizás así podría ser celebración.

En esta fecha, me asusta como es que el patriarcado nos ha acostumbrado a que por un día, todo lo negativo de nacer con vagina se traduzca en que nos regalen flores, chocolates, desayuno de nuestros compañeros, o que nos canten “Mujeres… lo que nos pidan podemos”.

Como el mismo discurso es tramposo, nos engaña y seduce. Tiendo la capacidad de anestesiar la sensación de lo que es injusto, que aun duele saber que un hombre ha matado a una mujer, que va a seguir pasando, es claro no está todo ésta bien.

En fin, de alguna manera lo entiendo nos cansamos, nos desesperanzamos nos acomodamos con lo mínimo porque nos enseñaron a eso, pero lo que no voy a entender es que se olvide, eso sí que sería perder.

Esta fecha representa y se conmemora a mujeres que murieron por luchar por sus derechos laborales, que un año después se realiza la primera reunión organizadas de mujeres para recordar a las caídas.

Por otro lado en Chile, en 1934 se logra el voto en elecciones municipales, 1949 derecho a voto universal para las mujeres en Chile, gracias a mujeres feministas valientes, que por ellas y por otras y por las que venían resistieron y no se conformaron, no puedo imaginar lo cansadas que estuvieron y por eso no las olvido, por eso hoy y siempre las conmemoro..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*