Juan “Chango” López, el copiapino que fundó Antofagasta

Juan “Chango” López, el copiapino que fundó Antofagasta

Antofagasta está en el centro de la polémica por el tweet del Presidente de Bolivia Evo Morales donde reclama Antofagasta.

Esto ha generado manifestaciones abiertamente nacionalistas en el borde costero antofagastino, incluso con memes de huasos que andan a caballo adentro del mar. El tema invita a reflexionar sobre el origen de la ciudad más grande del norte de Chile y ver que en realidad más que nacionalidades, sólo hay motivaciones económicas.

Antofagasta, Bolivia y un copiapino

Durante los años 1825 y 1884, la Región de Antofagasta recibió distintos nombres cuando era territorio boliviano. Provincia del Litoral, Distrito Litoral, Departamento Litoral, fueron algunos de los nombres que tuvo este territorio antes de ser anexado a Chile con la guerra expansionista que fue el enfrentamiento bélico de 1879.

Billete boliviano de 1891 que reivindica a Antofagasta como puerto boliviano.

Durante la primera etapa de este período en que la actual Región de Antofagasta formó parte de la República de Bolivia, el puerto de Cobija fue la capital de la costa del Desierto de Atacama boliviano.

Mientras, Antofagasta no se inició por iniciativa de ningún estado.

Al igual que otros puertos que surgieron espontáneamente o bien, fueron fundados por actividades comerciales como es el caso de Chañaralo Tal Tal, la ciudad de “La Portada” se inició con lo que podríamos considerar un asentamiento irregular que empezó un copiapino: Juan López Alfaro, conocido también como el “Chango López”, quien es considerado el padre de la “Perla del Norte”.

Según se describe en el sitio memoriachilena.cl, fue en 1845 cuando desembarcó en Punta Jara, al sur de Antofagasta, donde inició sus primeros reconocimientos y cateos hasta llegar a Mejillones. Es probable que en este viaje conociera “Peña Blanca” como él denominaba al sitio donde se encuentra actualmente Antofagasta.

Según otras fuentes, en Noviembre de 1866 se asentó definitivamente en Caleta La Chimba, siendo así el primer habitante de la ciudad. Allí se estableció para extraer minerales de forma precaria.

Actualmente Antofagasta es la ciudad más grande en cuanto a habitantes en el norte de Chile. Foto Rodrigo Selles.

Sergio Gaytán, reconocido hombre de letras antofagastino descubrió el acta de nupcias de López, donde se indica que contrajo matrimonio con Carmen Zabala, viuda del señor Manuel Caballero, el 24 de mayo de 1851, en la parroquia “Nuestra Señora del Rosario” de Copiapó.

Pero lo que era comúnmente aceptado, que López había nacido en 1925 en Copiapó, cambió. Actualmente se maneja la teoría de que habría nacido realmente en Quillota.

 El huasquino que le arrebató el verdadero rol de fundador
Si bien es comúnmente aceptado que Juan López fundó Antofagasta, lo cierto es que la ciudad realmente comienza como tal cuando José Santos Ossa, oriundo del Huasco, compró en Cobija 300.000 metros cuadrados de la bahía de Antofagasta y dibujó un ancla en sus cerros para guiar a los barcos.
Una inversión tan grande que dio la forma y definió a Antofagasta como el centro del Desierto de Atacama para la minería. Una cosa que López no podría haber hecho jamás. Lo último que se sabe de Juan López es que envió una petición al Gobierno Boliviano para levantar un memorial, cosa que nunca se hizo.

Esto dio pie a que el poeta Wilfredo Santoro de Mejillones le dedicara un poema a Juan López. 

EL ÚLTIMO MEMORIAL 

Sí. Es verdad. Yo descubrí guano rojo en Mejillones.

Luego chilenos, bolivianos y peruanos se fueron a la guerra por eso.

Tuve una embarcación que se llamaba Halcón y un hijastro que tuvo una hija con su señora, no yo con la mía.

Sí. Es verdad que fundé Antofagasta. Allí instalé mi carpa cuando volví por la indemnización, esa que fijó el Tratado de 1866… Aún impaga.

Sí. Es verdad. Yo escribí las “Guaneras de Mejillones”, el primer libro aflorado en la zona norte; como también el memorial que el Presidente de Bolivia no recibió.

La verdad es que jamás nadie hizo cosas a mi nombre al contrario colocaron las cosas que yo hice al suyo.

Sí. Es verdad que no soy chango.

Es verdad que adoraba Mejillones, que pedí un pedacito de su suelo antes de viajar al olvido.

Es verdad que soñé con las utilidades de ese trabajo que con tanto sacrificio ayudé a crear.

Sí. Es cierto, que en la choza que construí en Antofagasta mi primer huésped fue José Santos Ossa.

Sí. Es verdad que a él le confidencié donde había unos mantos de caliche. También es cierto que cuando Ossa se hizo poderoso me quitó el terreno, derrumbó la choza y se apropió de todo lo que había a su alrededor.

Luego con sus socios me borró de la historia.

Aunque mi figura la sepulten cien años, tal vez doscientos.

Sí. Es verdad que nací y morí

aunque ya no recuerdo donde están mis huesos

One comment

  1. Jaime Arancibia

    Hay un pequeño error, los primeros habitantes de lo que hoy en día es Antofagasta fueron indígenas que ocupaban la costa en el sector de la quebrada de La Chimba, asentamiento al cual llegó Juan Lopez y que actualmente continúa siendo una pequeña caleta del sector.
    En mapas coloniales incluso aparece el asentamiento de La Chimba, al igual que el de caleta Coloso en el extremo sur de la actual ciudad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*