Romina Alarcón, gestora del Encuentro de Fotografía de Atacama: “Tiene una orientación social para que se puedan replicar los aprendizajes en los movimientos sociales”

El Encuentro de Fotografía en Atacama es uno de los eventos que más destacan este año en la región. Artistas de renombre visitan Copiapó para compartir con la comunidad y con artistas residentes. Una instancia de alto nivel en la que está el trabajo de Romina Alarcón, integrante del colectivo Atacama Panorámica quien nos dio un espacio de su ajustada agenda para contarnos más sobre el encuentro. 

Por Tania González

Con el propósito de despertar el interés por la fotografía y perfeccionar a quienes ya se desarrollan en el mundo de las imágenes se realiza la segunda versión del Encuentro de Fotografía en Atacama, que comenzó el 21 de abril (con el taller de Astrofotografía) y se extenderá hasta el 31 de mayo.

Usando como plataforma el colectivo Atacama Panorámica, Romina Alarcón es la gestora de este encuentro. Actualmente trabaja en directa colaboración con Pía Acuña para generar los talleres y charlas que forman el encuentro. “Es un desafío que supone mucho trabajo y orden”, comenta Romina, a la vez que apunta que más que un encuentro hoy se podría hablar de un festival. Revista Tierra Culta habló con ella para entender el tránsito de la agrupación y profundizar en las motivaciones del encuentro hoy.

¿Cómo evalúas el Primer Encuentro de Fotografía de Atacama, sus aprendizajes y las expectativas que dejó para su segunda versión?

-Tengo que decir humildemente que fue todo lo que yo esperaba. Siempre van a haber detalles, pero tanto los artistas como los que participaron quedaron muy satisfechos y esperando una nueva versión. Lo que hice fue resumir de un macro a un micro el universo fotográfico y seleccionar qué podía hacer, y entre búsqueda, estudio y preguntar a gente, realicé una serie de talleres en diferentes líneas, las cuales todas de potenciaron unas con otras. El taller de astrofotografía, aunque se sale un poquito de la línea en la que trabajamos, es uno de los más requeridos. En ese sentido, damos a conocer la importancia del paisaje que tenemos, los cielos y la grandeza del desierto en el que vivimos. En este segundo encuentro, como se diría en buen chileno, nos tiramos a la piscina, ya que hoy tiene más característica de festival. Pero el romanticismo del nombre me hizo dejarlo así, si bien el año pasado fueron sólo talleres y una charla preciosa del trabajo de la Zaida González. Hoy además de los talleres, charlas, concurso y acción fotográfica, tenemos un día sólo con los artistas invitados en donde tendremos temas de conversación, en donde artistas de Copiapó y Vallenar hablarán sobre sus trabajos y de lo que se hace en Atacama. Es un honor decir que entre ellos se encuentra Manuel Ormazábal, el cual tiene un tremendo trabajo fotográfico y de investigación. (La charla de Ormazábal  es cerrado a los artistas invitados).

Usualmente cuando uno revisa la documentación en torno a estos encuentros se mencionan mucho los conceptos de “profesionalización” y “fotografía de autor”. ¿Nos puedes explicar por qué para la agrupación son importantes estas ideas?

Fotografía de Romina Alarcón.

-Hoy en día la fotografía se ha convertido en una de las disciplinas más transversales, en donde muchos ‘sacan’ una foto, y eso sería todo -sin menospreciar la foto de paisaje o de retrato moda que se hace mucho acá en Copiapó. Eso queda así y sería. Las fotos no se sacan, se hacen, se construyen. La fotografía es tan potente. Tiene un lenguaje visual, puedes darle un sentido, puedes usarla como un arma, puedes usarla como denuncia, puedes hacer arte. Y para eso es necesario estudiar y tener un sentido más profundo para darle un discurso.

En el sentido de autor, es como un pintor: buscas tu estilo, tu discurso, que se pueda reconocer que esa imagen es tuya. Un lenguaje. Y todas estas variantes te empiezan a abrir un camino para tu propia autoría. En el primer encuentro detectamos muchos posibles fotógrafos autorales, y por eso es importante que crezcan y tengan la oportunidad de más conocimiento.

La agrupación plantea “desde una mirada contemporánea un lenguaje cercano a la realidad política del día a día de esta tierra”. ¿Cuál es la realidad política relevante el día de hoy, en la III región?

-Es bastante amplia la pregunta. Es necesaria la contemporaneidad, para no quedarnos sólo en un tema. Abrir el campo de estudio visual. Copiapó es una ciudad muy peculiar en muchos sentidos. Aquí se dan situaciones bastante particulares en torno a lo político, desde la mirada simple de un espectador y cómo funciona una ciudad en donde hay mucha población flotante; desde las estatuas de Cicardini, que retratan tan bien lo que ostenta nuestra ciudad, y en donde los campamentos crecieron de manera excesiva; en donde los autos son grandes y hay mucha cartera copiada y bisturí. No quiero que suene a resentida, porque es lo que menos tengo, pero es así y no creo en la gravedad, sino más bien cómo va creciendo una ciudad, en donde cambia la geografía y cortan pimientos milenarios porque a nadie le importa lo importante muchas veces.

Muchas de las convocatorias para este festival hablan de un Encuentro muy intencionado hacia problemáticas que se discuten en el mundo de las artes hoy. Por una parte, lo colectivo: desde su vinculación con diversos actores como el Colectivo Caja de Cartón, la Fundación Patrimonio del Barrio, la Fundación Ser Humano, hasta la temática del álbum colectivo. También está la perspectiva de género. Hay una convocatoria a bandas para hacerles una sesión de fotos, las que raramente tienen material de calidad y parece ser un gesto solidario. Hablan de periferia y memoria. ¿Por qué esta mirada y no otra?

-Primero porque está pensado en gente común y corriente sin previos conocimientos   técnicos, pero sí con la intención de aprender de esos que tienen pasión por la foto. Y también tiene esta orientación social para que se puedan replicar los aprendizajes con la gente que participa de movimientos sociales, los que hoy se están fortaleciendo en la región, como por ejemplo el taller de edición de foto fanzine: es una tremenda herramienta práctica para crear publicaciones a bajo costo, pero bien hechas y estéticamente bellas. Por otro lado, es un poco la radiografía que uno hace sobre las necesidades que comienza a ver, a descubrir, a escuchar, y por esos medios definir en qué líneas trabajar. Varios me dicen si van a aprender a usar la cámara y mi respuesta es tan simple cómo “en YouTube está todo eso, acá tenemos talleres prácticos y profundos, porque hay que darle un sentido”. Bueno, eso es lo que se quiere, aunque las búsquedas son largas. En lo que refiere a las bandas, somos una de las ciudades que cuenta con un Liceo de Música y se destaca entre sus pares, por eso tenemos una charla de fotografía y música solo para ellos, y lo del concurso nace sobre lo mismo, por la cantidad de bandas que hay acá. Es como de alguna manera realzar toda esta macro-micro ciudad llamada Copiapó, todos estos micro mundos que funcionan y crecen y no se hacen visibles, porque no todo es minería. También creo que la música y la fotografía van de la mano, es innato, entonces ¿cómo no unirlas?

Trabajo de Mauricio Toro Goya

¿Qué aporte hace cada uno a este Encuentro los invitados Mauricio Toro Goya, Javier Godoy y el venezolano Nelson Garrido?

Los primeros son dos grandes de la fotografía contemporánea chilena y me parece muy importante difundir un trabajo de este nivel. Toro Goya es oriundo de Vallenar, y su trabajo es tremendamente provocador, “indaga y pone en cuestionamiento la religión, la política y el comportamiento social de las comunidades” (en sus propias palabras), asegurando de que “el arte no está hecho sólo para el goce estético”. Además de la charla que dará, hará una fotografía en un contexto de la región en donde se presentaran personajes como Tololo Pampa, las hermanas Quispe, la caravana de la muerte, entre otros. Esta es una gran producción de fotografía, en donde participan más de 10 personas en escena, y se agradece a los chicos de Esarte por cooperar. Recordemos Toro Goya trabaja el ambrotipo, y es un proceso totalmente distinto en lo que se refiere al revelado de la imagen. Él trae su laboratorio y será una tremenda experiencia para los que asistan; también se puede ir a ver a el proceso, previa inscripción.

En relación con Godoy, él nos contará un poco sobre su trabajo como fotógrafo, pero más aún sobre su tienda-galería FLACH: cómo nace, cómo funciona; es bastante peculiar y difícil de mantener un negocio de estas características, más aún cuando nuestro país carece mucho del sentido cultural.

Nelson Garrido es un maestro venezolano. Este es un cruce entre el 2º Encuentro Foto Atacama y el Programa Traslado del Ministerio de cultura. Él tiene tres ONG de artes en Santiago, Venezuela y Francia, espacios para artistas emergentes como consagrados, viene a hacer un laboratorio para fotógrafos, artistas visuales y mediales. Quedan pocos días para postular, es una oportunidad única de aprendizaje.

Sobre el colectivo Atacama Panorámica

Atacama Panorámica nació durante un encuentro nacional de fotografía, donde se conocieron muchos de los miembros originales. Entre los cinco primeros se cuentan Manuel Ormazábal, Pía Acuña, Cristian Maturana, Carlos Rojas y Romina. La primera actividad que hicieron fue “Imaginarios Para Atacama”, a la que invitaron a otros colectivos de otras regiones a Copiapó.

Dentro de las experiencias del colectivo, se cuenta la participación en el “Encuentro Nacional de Colectivos de Fotografía y Artes Visuales” de 2013, realizado en Concepción por el Colectivo Caja de Cartón, quienes estarán participando en el encuentro de este año en Atacama. “Ese encuentro nos abrió las puertas para poder generar instancias aquí en nuestro espacio y también poder intercambiar ideas, trabajos y acciones con otros colectivos de Chile. Personalmente para mí fue el indicador que me dio el puje para empezar a realizar actividades como colectivo”, recuerda Romina.

Pero con el tiempo sólo quedaron Carlos y Romina en el colectivo, debido a la falta de tiempo de los miembros o a sus cambios de ciudad. Ellos dos siguieron gestando muchas actividades, a las que invitaban a los “ex-miembros” para que se sintieran con la libertad de participar, pero sin la presión de estar en cada momento. De momento la agrupación se mantiene en base al trabajo de Romina. “Sigo con el colectivo para que no muera porque hemos hecho hartas cosas por la foto en Atacama, es importante mantenerlo vigente de alguna forma. A veces los colectivos pasan por periodos así pero siempre hay uno que mantiene la ceniza prendida (…) Encontré que la forma de mantenerlo vigente fue invitar a artistas a trabajar y postular en diferentes instancias tanto regional como nacional”. Por ejemplo, en estos momentos está postulando a Cha.co con Pía Acuña y Mila González.

Romina agradece al Museo Mineralógico de Tierra Amarilla, quien prestó dependencias para realizar esta actividad. También agradecer a la Fundación Proyecto Ser Humano por estar siempre dispuesta a prestarnos los espacios, a Minera Caserones y al Centro Cultural de Atacama.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *