Obstruir el derecho a la interrupción del embarazo es un acto de violencia de Estado contra las mujeres

Obstruir el derecho a la interrupción del embarazo es un acto de violencia de Estado contra las mujeres

El protocolo de objeción de conciencia atenta contra un derecho recuperado por las mujeres, el de someterse a una interrupción de embarazo. En la siguiente columna Paloma Fernández Valdés nos expone su punto de vista sobre este tema y la interpelación que se realiza contra el Ministro Santelices. 

Por Paloma Fernández Valdés, concejala de Copiapó / Foto: José Manuel Gutierrez 

Las mujeres de Chile luchamos desde hace muchos años por la despenalización y legalidad del aborto, lo cual fue un proceso muy difícil en un Estado que no se ha separado de la iglesia y que hasta el día de hoy continúa negando los derechos humanos a sus ciudadanas.

Luego de esta ardua lucha logramos consagrar este derecho en la Constitución, pero el Gobierno de Sebastián Piñera Echeñique en la figura de su Ministro de Salud y en un acto de absoluta ilegalidad, crea un protocolo en que aplica la objeción de conciencia frente a la realización de un aborto por parte del personal de salud …  “La objeción de conciencia constituye una figura jurídica de carácter excepcional, tanto a nivel nacional como en el derecho comparado, puesto que se trata de un mecanismo para justificar que determinadas personas puedan dejar de cumplir una obligación legal”, obligación legal que impide a muchas mujeres su derecho a realizarse un aborto en caso de violación, inviabilidad del feto o riesgo para su vida, situación que significa un grave atentado contra sus derechos humanos. Lo anterior conlleva a que el Parlamento convoque a una interpelación al Ministro y que él en vez de responder a esta interpelación por la ilegalidad del protocolo desarrollado y mostrar preocupación por la salud de las mujeres, utilice el espacio para hacer proselitismo político y defender a las instituciones privadas, además de faltarle constantemente el respeto a la Diputada Hernando a quién insiste en llamar como diputado.

Afortunadamente este 09 de Mayo la Contraloría reitera que el protocolo presentado de manera formal por el Minsal el pasado 22 de enero, “no se ajusta a derecho, y no cumple con las formalidades del artículo 35 de la Constitución, por lo cual es ILEGAL y en ese contexto significa una grave transgresión a la constitucionalidad y se traduce, sobre todo en violencia de Estado por promover  el  maltrato físico y psicológico y la violencia gineco obstétrica, en recintos de salud públicos privados a mujeres que se encuentra  especialmente vulnerables.

Resulta más lamentable aún, que el Presidente de Chile, de su respaldo público al Ministro y con ello avale la violencia de Estado contra las mujeres. Es por ello que apoyo la acusación constitucional al Ministro de Salud levantada por la bancada del Frente Amplio y exijo al Gobierno garantizar nuestros derechos y gobernar para todas y todos.

#MiLibertadyAutonomíaMiMáximaRebeldía

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*