Fallece uno de los impulsores de la astronomía en Copiapó, Samuel Tapia Fajardo

Fallece uno de los impulsores de la astronomía en Copiapó, Samuel Tapia Fajardo

Este 24 de mayo falleció Samuel Tapia Fajardo, una de las figuras más comprometidas con la divulgación de la astronomía entre estudiantes de Atacama. Samuel Tapia fue uno de los fundadores de la Sociedad Astronómica Orión, organización de las más relevantes en Atacama para el desarrollo y difusión astronómica. Luchó por la construcción de un observatorio en Venado Norte y durante años organizó las charlas astronómicas de cada mes en la Universidad de Atacama. A continuación te compartimos el texto que el historiador Vidal Naveas Droguett le dedicó en esta jornada. 

Por Vidal Naveas Droguett

Hoy me enteré que había fallecido mi amigo Samuel, amigo de tantos años en asuntos culturales.

El formó una agrupación sin fines de lucro, destinada a enaltecer los bellos cielos atacameños para la práctica de las ciencias astronómicas en la región.

La entidad se llamó Sociedad Astronómica Orión y fue su presidente honorario o benemérito si se puede decir, a partir del año 2002.
Lo mas del tiempo lo vi golpeando puertas para concretar su proyecto de construir un observatorio astronómico en Copiapó.
De alguna manera, se las arregló después de 12 largos años para obtener un terreno en comodato, de 210 hectáreas en el lugar anteriormente mencionado.

Pudo con su esfuerzo y la de algunos amigos, construir la primera parte de un refugio en el cerro Venado Norte, lo mismo que el camino – que a pala y picota – como los mineros fue pircando hasta obtener un sendero, sino bueno, por lo menos aceptable.
Durante los18 años que estuvo al frente de la entidad, logró tener hasta cuatro telescopios de gran nivel, con los cuales hacía participar a los estudiantes interesados en conocer las incógnitas que ofrecen los espacios siderales.

Samuel sembró frutos en nuestra ciudad, motivó a la gente, a los alumnos de diferentes colegios, y a todos los interesados en aprender de esta ciencia de admirar los astros con un telescopio. Cumplió en esta labor durante largos 18 años que, solo el tiempo dará cuenta si sirvieron o no.
Samuel, se hizo copiapino a partir del año 1995, venía de Santiago, su ciudad natal, donde vio la luz el 8 de abril de 1944.

Se casó en Santiago, un 16 de enero de 1967. El quiebre de su matrimonio le hizo emigrar a estas tierras, donde incursionó en el comercio. Vendía sus caramelos en las afueras del Liceo Católico de Copiapó, después se dedicó a distribuir en los diferentes negocios de las poblaciones de Copiapó, hasta dedicarse por completo a la Astronomía, ciencia que estudió y estudió, con un solo hecho compartir lo aprendido. 

Desde el lugar que más amaba: Los Cielos de Atacama, Samuel nos agradece su permanencia en esta tierra, la que hizo suya.
Ahora partió, y desde allá verá que pasa con sus sueños, mientras analizo su frase favorita: Piensa positivo siempre…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*