Conoce la historia de la misteriosa “Casa de Sal” en Caldera

La llamada “Casa de Sal” es una construcción que se ubica en medio de un extenso llano entre el Morro Copiapó y Puerto Viejo en la comuna de Caldera. Su prolijo diseño y locación por años han dado lugar a teorías respeto de su origen. Navegando en internet se hallan dos explicaciones: que fue construida y habitada por Changos o que fue un refugio durante la Guerra del Pacifico. En la siguiente crónica el escritor Miguel Cáceres nos da antecedente que se han mantenido en el olvido desde mediados del siglo XIX y que permiten tener una idea del origen de esta misteriosa estructura. 

Por Miguel Cáceres

Puerta de acceso a la “Casa de Sal”,

Totalmente labrada en una pared de roca estratificada marina, la “Casa de Sal” tiene un diseño simple, acabado y funcional. Una puerta de no más de 1.6m de alto y 60 cm de ancho, antecede a la habitación principal en donde se puede reconocer la posición de la cocina y su chimenea. Adosada a esta se presenta otra pieza más pequeña en la que se observa un escalón el que probablemente fue usado como cama. En términos generales, toda la estructura no se aleja mucho del diseño de las habitaciones construidas por pirquineros y que pueden hallarse en distintos sectores de Atacama. Sorprende la rectitud de las paredes y el acabado liso de estas, lo que denota la utilización de herramientas muy específicas, probablemente combo, cuña y cincel.

Si la ubicación es intrigante, más lo son aquellas estructuras rectilíneas localizadas a unos 300 m al norte de la casa, que si bien son visibles desde el plano, su geometría se aprecia mejor cuando se observan desde cierta altura, revelándose una serie de estructuras rectangulares que asemejan zonas de cultivos, pero que tienen otro origen como se explicará posteriormente.

Popularmente y en mapas, esta zona se conoce como “Salina de Aravena”, no obstante, al buscar mayor información no es posible hallar más antecedentes. Sin embargo, en la edición de “El Copiapino” del 11 de marzo de 1848 aparece un artículo titulado “Salinas de García” y que describe de manera detallada la historia del origen de esta, pero cuya ubicación coincide con la de Aravena, por lo que se interpreta que ambas corresponden a lo mismo.

“Un señor Vallejo encontró entre el puerto i el Morro, i a distancia como de lengua i media de la costa del

Interior de una casa de similares características en quebrada Paipote. En la parte derecha se puede apreciar el área destinada a la cocina, en la esquina superior derecha se observa la chimenea.

mar un lugar en donde en tiempos remotos se había cuajado alguna sal, la que se encontraba mui envuelta con tierras, arenas i greda.”

El término “salinas”, la casa y las estructuras rectangulares apuntan a que esta zona fue utilizada para extraer sal. El mismo periódico mencionado en párrafos anteriores describe que Vallejos, quien estaba asociado a D. Domingo García, realizó ensayos para ver si podía formar nuevas capas de sal, pruebas que fueron positivas y finalmente García compró a su socio los derechos quedando él sólo con el establecimiento. Comenzó a experimentar de manera muy artesanal, abriendo pozos y calculando cuánta agua afloraba en estos y estableció cuanta sal podía extraer. Luego, ya con más conocimiento construyó zanjas y mandó a nivelar el terreno para formar piscinas de evaporación. García tecnificó su explotación implementando tres baldes sin fondo, lo que le permitía formar en un día una laguna de agua sin fatigar a los dos peones que las operaban.

“Hizo abrir largas zanjas, en la dirección conveniente, i cortó las venas i reunió las aguas en una porción considerable. Mandó allanar i nivelar el terreno para derramar i esparcir estas aguas de manera que se estendiese con igualdad i a una altura calculada para el mejor efecto de la evaporación, la cual es mas rápida sobre una determinada porción de líquido en razón de la mayor superficie que dicho líquido ocupa.”

No se han hallado mas detalles acerca de la duración de los trabajos u otros antecedentes, sin embargo, es claro que la “Salina de Aravena” o “García” fue utilizada para producir sal a mediados del siglo XIX. Esto difiere de la teoría tradicionalmente explicada por aquellos que conocen el sitio o por los operadores turísticos; y es que es extremadamente difícil que los antiguos habitantes del litoral la hayan construido ya que no tenían ni la técnica ni las herramientas para tal cometido. Como se mencionó anteriormente, el sector fue utilizado para producción de sal, por su parte la “Casa de Sal” fue construida como vivienda para los trabajadores, mientras que las estructuras rectangulares corresponden a piscinas de evaporación donde precipitaba la sal.

Esta nueva información no disminuye en nada el valor turístico que tiene el sector sino todo lo contrario, lo potencia ya que conociendo el origen y uso de la zona se puede contar una historia mucho más detallada, con mayor sentido y concordancia que la que se narra hasta la fecha, dando  enfoque y realzando el espíritu minero y aventurero del atacameño.

Piscinas de evaporación del agua para la producción de sal y que se ubican al norte de la Casa de Sal.

6 comentarios

  1. Es un lugar mistico uno lo visita pero nos quedamos siempre con muchas preguntas 🤔tiene de frente un pequeño bosque de algarrobos vale la pena visitarlo tambien vimos esas canchas parece terreno como preparado para sembrar y un pozo con agua.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *