Susan Silva, socióloga: “el centralismo de los aparatos del Estado, es sólo uno de los factores que influyen en el empobrecimiento de la comunidad”

Susan Silva Fernández se desempeña como encargada macro zonal de la Fundación para la Superación de la Pobreza, ONG que este martes realizará un seminario sobre los múltiples factores que hacen de Atacama la quinta región más pobre del país, pese a tener altos ingresos. ¿Cómo la falta de oportunidades y accesos a servicios influye en ello? Conócelo en la siguiente entrevista que nos brindó a Revista Tierra Culta. 

Susan Silva Fernández se desenvuelve como Encargada Macrozonal Norte Propuestas País.

Habitualmente se considera Atacama como una región rica, dado sus recursos naturales y en las mediciones aparece con una renta per cápita alta, dando a entender que hay poca pobreza. Pero con la mirada de la pobreza multidimensional esto cambia. ¿Cuál es la diferencia entre ambos puntos de vista?, ¿por qué Atacama tiene altos ingresos y aún así la gente es pobre?

Efectivamente esta dualidad es una realidad latente en la región y en casi la mayoría de la macro zona norte (desde Arica y Parinacota hasta Coquimbo). Donde los datos que nos entrega la encuesta Casen nos reflejan las diferencias abismantes entre la pobreza por ingresos y la multidimensional, siendo Atacama la quinta región más pobre multidimensionalmente del país en el año 2017.  Esto demuestra que la pobreza no sólo tiene que ver con el tener o no ingresos, sino también con otras dimensiones de la existencia humana, en este caso, principalmente debido a una mala distribución de las oportunidades, que dificultan el acceso de las personas a diversos servicios que les permitan satisfacer sus necesidades en salud, educación o trabajo, y por ende, desarrollar sus capacidades alcanzando condiciones adecuadas de vida.

¿Qué factores influyen para empobrecer a la gente en Atacama?

Como te comentaba, la pobreza en la región se explica principalmente por una deficiente distribución de las oportunidades, es decir, cuando entendemos la pobreza desde el enfoque multidimensional que nos entrega el Estado a través de la encuesta Casen, vemos que la escaza oferta de servicios públicos no logra cubrir las necesidades de los Atacameños, mucho menos de aquellos que están forzados a depender de los servicios del Estado. Lamentablemente la región en esta materia muestra su cara más cruda, por ejemplo, en relación a la salud, Atacama cuenta con un sólo hospital de complejidad tipo 2, desde donde se intenta cubrir las necesidades de salud de aquellos casos más graves provenientes de las 9 comunas de la región, colapsando el servicio y dejando a muchos sin una atención de salud adecuada. En este caso, el centralismo de los aparatos del Estado, es sólo uno de los factores que influyen en el empobrecimiento de la comunidad.

¿Cómo la geografía puede ser indicador de pobreza? Lo digo por la instalación de viviendas en

La falta de servicios de salud se acrecenta ante la distancia con centros urbanos más grandes como La Serena y Antofagasta.

quebradas y sitios de riesgo.

Desde la mirada de la fundación, entendemos que la pobreza es multifactorial, por lo que la geografía también es una dimensión que entra en juego en esta materia, de ahí que los territorios geográficamente más complejos presenten altos índices de aislamiento y pobreza, dificultando aún más el acceso a la estructura de oportunidades, realidad que podemos observar desde el altiplano en Arica, hasta la situación de insularidad en el mar interior de Chiloé. En el caso de Atacama, la instalación de viviendas en zonas de riesgo, como las quebradas de los sectores altos de Copiapó, son más bien el resultado de la segregación residencial, que fuerza a quienes han sido más vulnerados, a emplazarse en sectores con mayor exposición a los riesgos, debiendo sobreponer la necesidad de una vivienda (aun cuando esta sea precaria) por la seguridad familiar.

¿De qué manera la Fundación levanta información para realizar sus estudios?

Una de las principales premisas que movilizan el trabajo de la fundación es relevar el discurso de las comunidades y con ello la diversidad territorial que existe en Chile. Por esto, desde Propuestas País (área de investigación de la fundación) hemos propiciado el desarrollo de estudios que pongan en el debate público las expresiones de la pobreza en los distintos territorios, relevando entre otras cosas, temáticas como el despoblamiento rural, desastres socio-naturales, aislamiento e insularidad, migración, género, entre otros. Desde ahí, los estudios de la FSP son en su mayoría de corte cualitativo, utilizando técnicas participativas que permiten construir discursos colectivos desde la mirada de aquellos que pocas veces son considerados en la toma de decisiones.

¿Cuál es la diferencia de perspectiva para analizar la pobreza en Atacama que ustedes mantienen, cómo trabajan con las ideas del valdiviano Max Neef?

Entender la pobreza como un fenómeno social multidimensional y a la vez multifactorial, implica comprender que esto no se trata solo de los ingresos o el acceso a bienes y servicios, sino más bien es un complejo entramado de factores que determinan el ser, estar y hacer de las personas y comunidades, y no sólo el tener. Desde esa perspectiva, Max Neef nos entrega una base teórica que nos permite analizar tanto las experiencias de quienes viven en pobreza, como también, las estrategias para superarla. Entendiendo que el portafolio de recursos (sociales, culturales, naturales, etc.) con los que cuentan las comunidades, pueden ser movilizados en conexión con una estructura de oportunidades que facilite (o en algunos casos dificulte) el desarrollo de estrategias que permitan superar la pobreza y sus repercusiones, o en el peor de los casos, seguir reproduciendo desigualdades.

En la publicación Más allá del Barro describen diversas estrategias de la comunidad para enfrentar la catástrofe, ¿cómo se auto organizó la comunidad?

El estudio Más allá del Barro tuvo como principal objetivo relevar la movilización de recursos que lograron las comunidades para sortear los aluviones del año 2015. No nos interesaba tanto dar cuenta del nivel de afectación de las mismas, sino más bien, cómo fueron capaces de articularse colectivamente durante las distintas fases del desastre. Para nadie es un misterio que el desastre de ese año mostró la poca preparación de la institucionalidad local en la materia, en este contexto, el rol que cumplió la comunidad fue fundamental, desde la auto-evacuación entre vecinos, la elaboración de catastros para levantar necesidades, limpieza colectiva de las viviendas, ollas comunes, campamentos de emergencias auto-determinados, entre otros, pero principalmente, el rol de contención emocional que se generó entre los propios vecinos, donde el rol de las mujeres y la reactivación de las organizaciones sociales permitieron comenzar a resignificar la experiencia.

Atacama es la quinta región más pobre del país al ser analizada desde la Pobreza Multidimensional.

¿Qué falencias se detectaron de parte de la institucionalidad en el proceso de emergencia?

Primero, debo aclarar que nosotros promovemos la idea de que los desastres son socionaturales, porque son principalmente los factores antrópicos los que hacen que una lluvia se convierta en un desastre de gran envergadura. Respecto a ello, los aluviones no son cosa nueva en la región, y lo ocurrido en 2015 es la expresión de un cúmulo de decisiones institucionales que aumentaron los niveles de riesgo de las comunidades, desde ahí, el llamado siniestro de las decisiones públicasque aparece en el estudio, muestra no sólo la falta de planes de evacuación y emergencia eficientes que fuesen dispuestos por la institucionalidad pública, sino principalmente, aquellas decisiones previas referidas al ordenamiento territorial (como los cambios en el cauce del río, la ubicación de viviendas sociales en zonas de riesgo, la desregulación de los relaves, etc.) que terminaron desembocando en las repercusiones nefastas de los aluviones.

¿Cómo podrían nivelarse los grados de organización comunitaria para empoderar y hacer más operativas a las comunidades?

Las comunidades en Atacama ya cuentan con un nivel de organización importante y con dirigentas sociales que saben moverse en la estructura de oportunidades local. En este sentido, la comunidad tiene importantes recursos que pueden ser movilizados, por lo que uno de los desafíos para aumentar los niveles de empoderamiento es descentralizar el poder organizativo de las directivas y transversalizarlo al resto de los miembros de las organizaciones. Así también, trabajar desde una lógica promocional, promoviendo la autogestión de los grupos organizados disminuyendo la dependencia que muchas veces se genera de los aparatos del Estado.

¿La actividad que se realizará en la Universidad de Atacama, qué trabajos considera y desde qué perspectiva?

El seminario Piensa Atacama sin Pobreza, es el resultado de un proceso de investigaciones que abordan las expresiones de este fenómeno en la región y que se enmarcan en el programa Tesis País de la FSP. En el espacio resaltaremos tres principales temáticas que marcan el devenir de nuestras comunidades, estas son: desastres socionaturales, organización comunitaria en conflictos socioambientales, contaminación y segregación social. Así, el seminario busca dialogar en torno a dichas problemáticas, como también, en torno al rol que diversos actores (comunidad, Estado y Sociedad Civil) cumplen en la superación de la pobreza en la región.

¿Cuál es la invitación al seminario que se realizará el día martes, por qué es importante debatir el tema y qué actores participarán?

La invitación es abierta a toda la comunidad y en específico a estudiantes universitarios en proceso de formación. Como ya decía, la relevancia del espacio está dada desde las temáticas que abordaremos, hasta el dialogo que surja entre los actores que aquí participarán. De esta forma, es fundamental posicionar estos temas en la región y desde ahí, generar estrategias de abordaje del fenómeno. Para ello contaremos con la participación de académicos de trabajo social y psicología, representantes de la mesa de la sociedad civil Enrédate por Atacama, integrantes de la Brigada S.O.S Huasco, representantes del Ministerio de Desarrollo Social, entre otros actores.  Por eso invitamos a todas y todos a hacerse parte de este espacio y a pensar una Atacama sin Pobreza.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *