Delie Rouge, la olvidada dramaturga feminista de Copiapó que abogaba por la educación para las mujeres

Ha quedado olvidada en la historia local, pero su legado literario y sus alcances en el activismo político son my importantes. Excluida del sistema educativo en el Copiapó de finales del siglo XIX, buscó la manera de aprender castellano por su cuenta y se transformó en una prolífica escritora de narrativa y dramaturgia, siendo crítica a las formas tradicionales de ver la sociedad y los roles de género. A continuación te contamos más de su historia. 

Foto Destacada: Movimiento Pro Emancipación de las Mujeres Chilenas, de la cual Delie fue una de sus fundadoras. 

Delia Rojas Garcés de White, nació en Copiapó el año 1883, en el seno de una familia de clase media. Más conocida por su pseudónimo literario: Delie Rouge, fue una copiapina fundamental para el movimiento de las mujeres en la primera mitad del siglo XX en Chile.

Delie Rouge, foto: https://bit.ly/2QTxK4v

Interesada por las letras comenzó a escribir un diario de vida desde muy temprana edad, pero sus inquietudes y pasión por la literatura eran mayores y buscó aprender más. En ese entonces no existía un Liceo de Señoritas en la ciudad, por lo que pidió al profesor de castellano del Liceo de Hombres (hoy José Antonio Carvajal), que le diera clases particulares para tener un manejo correcto del lenguaje. Tuvieron que pagarle 2 pesos mensuales, lo cual equivalía a una visita de médico particular. Mucho más de lo que pagaban los hombres que podían acceder a los liceos y la educación formal.

Esta exclusión de las mujeres del mundo cultural, la hizo adquirir un compromiso social por corregir esta realidad. Su primer folletín de ensayos llevaba por título «Mis Observaciones», y en él trató temas como la educación de la mujer, la necesidad de instaurar una ley de divorcio y el alcoholismo en la clase obrera. Siempre con ojo crítico, ella misma tomaba distancia de sus textos en cuanto a la forma, tildándolos de «faltos de belleza». Su compromiso con la escritura era total.

Promotora del derecho a la libertad y decisión de la mujer para terminar con un matrimonio del que no quiere ser parte, apoyó la idea del divorcio ya desde el la segunda década del siglo xx; también luchó por el derecho a voto de las mujeres y fue parte del Círculo de Lectura de Señoras. Grupo que nació en Santiago para abrir espacios culturales de mujeres. Las cuales no podían integrarse a los espacios tradicionales liderados por hombres.

Estos aspectos son recogidos en la publicación«Homenaje a Delie Rouge» del Movimiento Pro-Emancipación de las Mujeres de Chile, donde se destacan aspectos de sus temáticas como por ejemplo en la novela Helena donde la protagonista manifiesta lo siguiente: «Para mí, la Patria no es el Gobierno, ni los hechos de guerra, sino el terruño con sus costumbres, su clima, sus flores, sus aves, todo lo bello, lo bueno y lo malo del suelo donde una ha nacido».

Fueron estas ideas publicadas en una obra literaria, ensayos y dentro de las reuniones del mismo grupo, las que encendieron un duro debate en que ella fue atacada por sus compañeras de círculo de lectura y por la prensa.

Activista del movimiento pacifista que buscaba el desarme mundial, fue perseguida públicamente. En medio de polémicas donde no bajó sus ideales, se vio envuelta en ataques y persecuciones.  Fue tanto lo que debió luchar, que su familia se quebró. Su marido la abandonó, arrebatándole a su hija, yéndose del país con ella. Delie le dedicó 7 textos a su primogénita con todo el dolor de la separación.

Sin embargo, los reconocimientos de sus compañeras llegaron en momentos cruciales. En 1937, cuando ya se veía venir la segunda gran guerra, y la Guerra Civil Española marcaba la lucha ideológica del momento, las Mujeres Pacifistas de los Estados Unidos le entregaron la condecoración de «Benemérita de La Paz».

Si quieres conocer más de su obra haz click aquí para conocer uno de sus artículos o acá para descargar su libro «Mis Memorias de Escritora», la cual comienza con el siguiente epígrafe:

«DOLOR» y este libro son para mi hija; quiero que ella sepa cuánto he tenido que luchar en la vida, no sólo en la existencia cotidiana sino también en mi ruda labor de escritora.

Muchos pensarán que deseo echarme incienso; si el incienso exhaló de estas páginas no es obra mía, sino de los hechos y de quienes bondadosamente me lo prodigaron.

2 comentarios

  1. Existe un error en los datos biográficos, ya que el 18 de marzo de 1877 se funda el Liceo de Señoritas en Copiapó, es decir cuando nació Delia Rojas (1883) el Liceo tenía a su haber 6 años.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *