Luis «Zorro» Alamos, el chañaralino de la selección, Ballet Azul y Colo-Colo 73

n_20110202215800_luis_alamos_luis_alamos_el_zorro Luis Álamos Luque nació el 25 de diciembre de 1923 y falleció el 26 de junio de 1983. Es uno de los más importantes entrenadores en la historia  del fútbol chileno. Si entramos a mostrar títulos, en Chile el “Zorro” no tiene competencia. Además de armar el “Ballet Azul” y Colo-Colo ‘73, fue  campeón nacional en 1959, 1962, 1964, 1965 (con los azules) y 1972 (con los blancos), más la Copa Chile 1974 con los del cacique en el pecho,  sumando el haber clasificado a Chile a dos mundiales y el haber dirigido en dos de estos torneos, aunque en 1974 la diabetes hizo que el verdadero  técnico fuera Pedro Morales.

Luis Álamos Luque realizó sus estudios superiores en la Escuela Normal de Copiapó (actual Universidad de Atacama ), donde obtiene su título de profesor primario.  Además, a lo largo de su carrera siempre se destacaría por su vocación pedagógica, siendo un verdadero maestro para los jugadores.

Luego de ser visto jugando es recomendado a Luis Tirado, entonces entrenador de Universidad de Chile, quien lo incorpora al equipo universitario. Pese a desear ser un  jugador hábil y con vocación de delantero, el entrenador Alejandro Scopelli lo ubica en el mediocampo, puesto que ocuparía hasta su retiro, pasando en el fútbol como un destructor.

Toma las divisiones inferiores de Universidad de Chile en 1956 y dos años más tarde es designado entrenador del primer equipo. Aprovechando a los mismos que había dirigido, Álamos formó toda una generación de jugadores azules que destacarían en el profesionalismo, teniendo como base un equipo formado en casa y que sería uno de los mejores equipos en la historia del fútbol Chileno, el equipo de Universidad de Chile que deslumbró en la década de los 60 denominado como el Ballet Azul.

Luis_Álamos

Tras ganar el título de 1959 con la definición contra Colo-Colo, se transforma en protagonista del torneo nacional chileno por lapso de 10 años. Bajo la batuta de Álamos, los universitarios ganarían los títulos de 1962,1964 y 1965, además de ser equipo base para el tercer lugar en el Mundial de Chile 1962 , ocasión en que Luis Álamos era ayudante técnico de Fernando Riera. Jugadores d1762138e la época eran Leonel Sánchez, Carlos Campos, Luis Eyzaguirre y Sergio Navarro, entre otros.

En 1965 dirigió la Selección Chilena de Fútbol en el final del proceso eliminatorio que clasificaría a Chile al mundial Inglaterra 1966, donde Álamos fue el director técnico. Al final de ese año, sería exonerado de Universidad de Chile tras disputas con los dirigentes. Con la base que el formó, el cuadro laico resultó campeón en 1967 y 1969.

Tras pasar por Audax Italiano, Lota Schwager y Santiago Wanderers, su siguiente momento de gloria llegó en 1972, al tomar el mando de Colo-Colo. Con los albos, obtuvo el campeonato de ese año, el subcampeonato de la Copa Libertadores 1973 y la Copa Chile de 1974, aparte de ser la base de la Selección Chilena de Fútbol que clasificó y jugó el Alemania 1974. Álamos dirigió el proceso eliminatorio sin problemas, pero en la justa mundialista sería afectado por la diabetes, dejándolo postrado en la cama de un hospital, debiendo ausentarse algunos partidos y ser reemplazado por su ayudante Pedro Morales. Por esta diabetes, el auxiliar Hernán »Chamullo» Ampuero lo haría reír con su apodo Zorro de azúcar.

En Colo-Colo nuevamente se enfrentó con la dirigencia, que había desmantelado al equipo para tratar de inaugurar el estadio del club. Por tal motivo, sus últimos años en la banca los pasaría en varios clubes, comoSantiago Morning, Coquimbo Unido, Unión Española y Santiago Wanderers.

Murió a causa de la diabetes el domingo 26 de junio de 1983, sobreviviéndole su viuda Olga Maynet, más sus hijos Elisa, Luis y Roberto. Este último seguiría los pasos de su padre.

Actualmente en la ciudad de Chañaral se encuentra emplazado un estadio en su honor, el Estadio Luis Álamos Luque.

Como jugador:

Universidad de Chile         1941 – 1955

Como entrenador: 

Universidad de Chile         1956 – 1966

Selección de Chile               1966

Audax Italiano                    1967 – 1968

Lota Schwager                    1970

Santiago Wanderers         1971

Colo-Colo                           1972 – 1975

Selección de Chile           1973 – 1974

Santiago Morning           1976 – 1977

Coquimbo Unido             1978

Unión Española              1979

Santiago Wanderers      1979

El comienzo del Ballet Azul según Luis Alamos Luque: 

Siendo jugador aún de la Universidad de Chile, en 1953, sufrí una grave lesión jugando un clásico contra la Católica, lo que me alejó de las canchas por varios meses. Mientras me recuperaba, los dirigentes me propusieron hacerme cargo de todas las divisiones de cadetes. Querían que la U expresara un fútbol nuevo y que, al ya conocido, le agregaran otras facetas para que en un tiempo de ocho a diez años superaran a todos los equipos profesionales  de ese entonces, especialmente a Colo Colo.
¡Gran tarea! Acepté con alegría, ni sentí pena al dejar de jugar, porque, repito, la vocación era enseñar y entré a esa etapa con toda mi juventud y mi vanidad.
De inmediato me llamaron la atención algunos chicos. En tercera división Hugo Villanueva. En segunda, Leonel Sánchez, Alfonso Sepúlveda. Despúes con la colaboración de Hernán Carrasco y luego de José Ruiz y Washington Urrutia, empezaron a llegar Luis Eyzaguirre, Juan y Manuel Rodríguez, Alberto Quintano, Roberto Hodge y muchos otros.
Pasó el tiempo y yo en el laboratorio, hasta que en el año del inicio del ascenso y descenso fui llamado por la directiva para cumplir dos objetivos, en virtud de que el equipo superior estaba por descender:
1. Si podía, con la ayuda de los mejores cadetes, evitar el descenso, y…
2. Si fallaba en lo primero, preparar y adaptar a los jugadores jóvenes para ser la base de un equipo de ascenso. En ese año, 1954, descendió Iberia y la U llegó en el 11º lugar.
Al año siguiente, regresé a las divisiones cadetes. Un año después era asignado entrenador del equipo de Honor.
Como ustedes deducirán, ya los niños eran jóvenes y yo había madurado y nunca supe si el éxito en la U fue porque yo los conocía a ellos o ellos me interpretaban a mí. La verdad es que todas las palabras y los gestos fueron útiles para ellos, para el club, para Chile y naturalmente para mí.
Los dirigentes me pidieron que la base del equipo de Honor la constituyeran los mismos niños, ahora jóvenes, más algunos valores nacionales que no sólo significaran un refuerzo, sino también ejemplos que la juventud pudiera imitar y al mismo tiempo aprender sus enseñanzas técnicas. Osvaldo Díaz y el maestro René Meléndez fueron los jugadores que pedí contratar con una finalidad específica, serían los orientadores de los jóvenes a través de sus demostraciones técnicas durante la práctica real de las enseñanzas que yo impartía en los entrenamientos durante las sesiones técnicas.
A ellos agregué los jugadores más importantes del equipo de Honor, por su condición psicológica, por su influencia y en esto resultaron especialmente eficaces, Juan Negri y Braulio Musso.
En el primer año (1956) se produjo una adaptación hacia un estilo de juego que ya en ese entonces pretendió ser moderno, porque se utlizó la velocidad como mentalidad general.
Al año siguiente este equipo insinuó repentinamente su capacidad, puesto que después de vencer a Audax Italiano, 4 por 0, Pakojdy, entrenador de ese equipo y de la Selección Nacional llevó a jugar a Bolivia a casi todo el plantel. Regresó gravemente lesionado Osvaldo Díaz, motor y goleador del equipo. A no mediar este hecho, seguramente nos habríamos clasificado campeones.
Fue en ese tiempo cuando la crítica ya insinuó comentarios muy favorables augurándonos un futuro esplendoroso. Fuimos vicecampeones. Se estaba gestando el «Ballet Azul»…
Zorro-Alamos-II-660x350

 

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *