El origen soviético de los telescopios de Atacama

Atacama posee un observatorio científico en Vallenar. Se trata de Las Campanas, el cual es administrado desde la Región de Coquimbo. Sin embargo, este no ha sido el único que ha estado en la región. En la segunda mitad del siglo XX existió un misterioso observatorio soviético del cual todavía quedan vestigios.

Por David Ortiz

A nivel internacional es conocido que El Desierto de Atacama tiene condiciones ideales para la observación astronómica.

La sequedad de la zona hace que la luz que nos llega de las estrella se distorsione mucho menos que en otros lugares de la tierra donde hay mayores perturbaciones de la atmósfera. Esto permite que la imagen del cosmos no sufra interferencias de masas de aire que bajen su nitidez.

Ya en 1909 un equipo de científicos norteamericanos del Lick Observatory -liderados por Herbert Curtis- visitaran la zona, elogiando sus características ideales para observar los cielos nocturnos.

Llanos de Varas y el Cerro Peineta en las cercanías de Copiapó, destacaron en el ‘Informe Curtis’, donde se dio cuenta del potencial astronómico de la entonces Provincia de Atacama.

Este es el primer precedente para la ciencia moderna de la astronomía en la zona, y fue emitido por los pioneros del estudio astronómico en Chile, ya que los científicos del Lick construyeron uno de los primeros observatorios en el país: el del Cerro San Cristóbal en Santiago.

LA URSS

Pero no fue sino hasta pasadas varias décadas que se desarrolla el primer observatorio astronómico, y no precisamente por los estadounidenses.

A principios de los 60 la Unión Soviética liderada en todos los aspectos la carrera espacial. Primer satélite en el espacio, primer ser

El programa espacial de la URSS fue pionero en muchos aspectos de la carrera espacial.
El programa espacial de la URSS fue pionero en muchos aspectos de la carrera espacial.

vivo en el espacio, primer hombre en el espacio, primera mujer en el espacio, primera misión no tripulada hacia la luna. Parecía que ganarían la carrera espacial llevando tripulación a nuestro satélite natural.

Fue en este contexto que Chile firma un acuerdo de colaboración con la URSS en temas espaciales. Es así como en 1962 se inicia una serie de trabajos en infraestructura e investigación. Se construyeron los observatorios del Cerro el Roble en Valparaíso y Calán en Santiago.

Pero se sabía que los mejores cielos estaban en el norte. Es así como a 80 kilómetros de Copiapó se levantaron los primeros trabajos de un observatorio soviético en el Cerro Peineta, el mismo que fue destacado por los norteamericanos hacía 53 años atrás.

Incorporado este último al circuito de telescopios soviéticos, se llevaron adelante investigaciones en conjunto al flamante nuevo Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile, llevando dos telescopios en la Región de Atacama.

Así fue hasta el año 1973. Tras el golpe de Estado, los soviéticos recibieron la orden de presentarse en el Estadio Nacional, según relata un reportaje del periodista Francisco Siredey en La Tercera.

Con la embajada moscovita sitiada y en un país sin libertad de movimiento, los científicos recibieron la orden de ser evacuados del país. Pero antes anotaron toda información posible en libretas, muchas de las cuales quedaron en estantes de los observatorios en Chile.

Inca-de-oro_-Mauricio
El Observatorio de Inca de Oro es el heredero del observatorio soviético de Cerro La Peineta. Fotografía Mauricio Hernández.

Uno de los astrónomos rusos que estuvo en Copiapó, fue Arcady Arjarov. Él regresó a nuestro país no hace mucho tiempo, para retomar contacto con la U. de Chile en el trabajo que inició la actual Federación Rusa para recuperar información a fin de colaborar como se hizo hasta 1973.

En esa visita fue contactado por La Tercera, donde declaró que “Chile tiene el mejor cielo para la observación, pero lo que pasó en 1973 detuvo todo nuestro trabajo”.

También relató que de sus compañeros, Pahonov y Pronik estaban en Atacama el día del golpe de estado. Debieron escabullirse de incógnitos para subirse a un bus y llegar a Santiago a duras penas para tomar resguardo con su sede diplomática.

Entre las cosas que dejaron atrás se encontraban dos telescopios que formaban parte del equipamiento del Cerro La Peineta. Un observatorio que se estaba construyendo durante el Gobierno de la UP.

En ese lugar, según cuenta el ex docente de Física de la UDA, don Ricardo Leiva, estaba el campamento ruso donde se instalaron equipamientos y las primeras obras del que sería un gran observatorio en el Valle de Copiapó.

Los militares habrían pensado que se trataba de una base de espionaje, porque apenas al llegar al lugar ya desalojado de soviéticos, se encontraron con generados eólicos para hacer funcionar los equipos rusos.

“No sabían qué eran y los dinamitaron”, cuenta Leiva.

Se tomó el material, entre lo que estaban dos telescopios pequeños que no se habían terminado de montar. Además de otras pertenencias del equipo soviético. Todo ello se llevó a la UDA. Pero lo que se había alcanzado a avanzar de observatorio se desmanteló hasta los cimientos.

Los telescopios de Atacama

En el área sur de la actual Universidad de Atacama, antigua Universidad Técnica del Estado sede Copiapó, se encuentra el laboratorio de física.

Entre artefactos que se usan para explicar empiricamente aspectos de la luz, la electricidad y otros fenómenos físicos, se debe avanza por varios pasillos hasta llegar al otro extremo del recinto para encontrarse con una sorpresa.

Allí, en una habitación blanca, y al lado de una caja llena de piezas se encuentra lo que queda de uno de los dos telescopios soviéticos que dejaron los científicos rusos tras el golpe de estado.

Tierra Cultah telescopios soviéticos
Caja original del telescopio en la UDA.

Las inscripciones en cirílico dan cuenta de pasado moscovita.

En la actualidad se conservan ambos telescopios, uno en la Universidad de Atacama y el otro está al interior del observatorio de Inca de Oro, en Diego de Almagro.

Ricardo Leiva, ex profesor de física de la Universidad de Atacama, tuvo la oportunidad de solicitar trabajar con los telescopios con el afán de iniciar labores de astronomía.

Era el año 1985 en una especial alianza con la Sociedad Minera, lograron reunir recursos para construir un rudimentario observatorio que llevó por nombre: ‘Los Cóndores’, en el interior del Valle de Copiapó. El cual se montó en enero de 1986.

Eran los años en que la Dictadura comenzaba a menguar en su control de la población, y sectores ciudadanos cada vez más amplios iniciaban largas jornadas de protestas. Situación que dio pié a instancias como la Aparición de la Virgen en Villa Alemana.

Fue en ese contexto que los representantes de la Dictadura entregan recursos para la construcción del observatorio. Todo un hito, muy entretenido de ver en su momento y que capturó la atención de la población mediante los medios de comunicación de la época.

005condores
Observatorio Los Cóndores . Foto de www.sismo24.cl

Ricardo Leiva, recuerda una especial anécdota de esa ocasión. El telescopio había sido montado en el edificio del observatorio, los militares iban a llegar a ver el cometa, con las máximas autoridades de la zona. Pero algo andaba mal.

“Nos pasaron una pieza americana, pero la tecnología rusa no tenía nada que ver. Quedaba poquito para que pasara el cometa Halley y no se veía nada. Así que la hicimos calzar con huincha aislante y ahí pudimos”, cuenta Leiva, quien señala que con esa solución a la chilena, lograron unir las tecnologías de las dos superpotencias de la era espacial.

Durante los noventas el Observatorio Los Cóndores se desmontó y se trasladó el equipo en su interior hasta la localidad de Inca de Oro en Diego de Almagro. Un observatorio educativo y turístico, que pese a sus carencias, sigue cautivando la imaginación de turistas y habitantes de Atacama, ofreciendo una bella postal en Los Llanos de Varas.

Mientras, las piezas restantes de esa tecnología soviética, se conservan en el área sur de la Universidad de Atacama.

101_0370

Ubicación de la Quebrada Los Cóndores. Lugar donde estuvo emplazado el observatorio del mismo nombre, el cual posteriormente se trasladó hasta Inca de Oro.
Ubicación de la Quebrada Los Cóndores. Lugar donde estuvo emplazado el observatorio del mismo nombre, el cual posteriormente se trasladó hasta Inca de Oro.

101_0365

 

 

3 comentarios

  1. Excelente nota.
    La astronomía en Chile es una gran deuda. Ya lo vieron los rusos en los 60′ y ahora lo dicen chinos y gringos que han poblado de observatorios.
    Una vez más las estrellas nos cuentan historias.
    Gracias!

  2. Tremenda nota cumpas!
    Luego del golpe la mayoría de los procesos de investigación científica en desarrollo existentes en Chile fueron congeladas, y lentamente nos vamos levantando hacia un futuro que ojalá nos vuelva a posicionar al nivel que existía en la década de los 60.
    Aportes como estos también son un excelente aporte para la ciencia Chilena y su desarrollo.
    Muchas gracias!

  3. Excelente trabajo de investigación. Yo tuve la oportunidad de conversar con el consejero regional Gabriel Manquez cuando Bienes Nacionales renovó la concesión de uso gratuito al municipio de Diego de Almagro para los terrenos donde se encuentra emplazado el observatorio de Inca de Oro y efectivamente también me contó la historia del telescopio ruso que había sido considerado como una especie de arma soviética por los militares, y que actualmente se encuentra en ese lugar.
    Sería bueno que pudieran complementar la info acerca de este atractivo turístico, ya que tengo entendido que existían problemas de acceso, que se estaban consiguiendo los fondos para reparar. Ojala pudieran agregar qué días se puede visitar, en qué horario y con quien se podría coordinar una visita a este observatorio, para poder ir desde Copiapó.
    No se si tendrá que ver con el tema, pero la otra vez en Vallenar vi que un colegio tiene una cúpula de observatorio, en toda una esquina de su edificio, y no se si será ornamental o si efectivamente hay un observatorio en ese establecimiento.
    Felicitaciones por el trabajo que hacen para difundir el desarrollo de la ciencia desde esta región.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *