Pia Acuña, fotógrafa: “Recién ahora se está dando que hay una escena con un concepto más contemporáneo en la región”

Conversamos con la Fotógrafa tierramarillana Pía Acuña, quien es miembro del colectivo fotográfico “AtAcAmA Panorámica” y que recientemente participó del “Encuentro Nacional de Colectivos de Fotografía y Artes Visuales”, representando a nuestra región junto al colaborador de nuestra revista, el fotógrafo Carlos Rojas. En esta breve entrevista nos cuenta de sus proyectos, intereses y punto de vista sobre la realidad atacameña en la escena artística, además de comentarnos sus proyectos personales.

¿Cuando decidiste estudiar fotografía?

Cuando salí de cuarto medio, entré a la Universidad ARCIS en Santiago. Un poco aposté por la carrera, porque antes sólo había tenido algunas experiencias menores con el arte, pero más que nada inquietudes sobre él. Al final terminé eligiendo la carrera y no me arrepiento.

¿Sólo haces fotografía?

No. También trato de buscar otros medios para mostrar un poco lo que quiero decir. Como a modo de complemento. Onda realizando instalaciones.

¿Y eso en Santiago y Copiapó?

Mi trabajo fotográfico a modo de arte visual, me interesa desarrollarlo sólo en Copiapó. Por ejemplo con lo que hicimos en la exposición de hace poco en el Centro Cultural Atacama que se llamaba «Con…secuencia». Allí hice una instalación de fachadas de casas tierramarillanas.

Cuéntame un poco de esa exposición

Esa vez intenté hacer un poco reflexión acerca de Tierra Amarilla, cómo es que se exporta tanta riqueza y no queda nada. Esa instalación que hice se llama Non Exportable, onda en inglés. Una forma de decir cómo es que en esta comuna se saca tanta riqueza, pero su cultura está tan marginada. Quería hacer como la contra parte con eso. Por lo mismo instalé las fotos encima de cajas de uva de exportación.

¿Cómo surgió esa idea?

Bueno, eso surgió de un taller que se hizo por parte del Consejo de la Cultura en Mayo. Ahí desarrollé el concepto. Fueron como dos meses, pero de forma intermitente. Igual de antes venía trabajando la idea de las fachadas de Tierra Amarilla.

¿Y qué es lo que te llama más la atención de las casas de Tierra Amarilla? Igual tienen un estilo particular de arquitectura, pero no está bien conservado, como sí pasa por ejemplo en las localidades del Valle del Huasco.

Bueno, las casas de Tierra Amarilla responden un poco al hacerlas de forma improvisada. La gente de a poco se va haciendo su propia casa, no es nada planeado. Además tiene que ver con conceptos que no han sido tratados desde la región. Por ejemplo, uno ve una casa de adobe y en el imaginario centralista se dice “ah la casa fea, vieja y precaria”, sin embargo para la gente que vive en Tierra Amarilla no es así. Simplemente ha sido siempre su casa, y no necesariamente pobre. Sólo es como es. Entonces eso me llama la atención. Esos conceptos que se invierten. Onda la pobreza y la precariedad son distintas en el centro y el norte. No es cosa de llegar y aplicar los mismos conceptos del centro en una zona diferente. Y eso se da en muchos aspectos.

Balmaceda # 679

¿Qué te parece la escena del arte hoy en Atacama?

Creo que no se entiende cómo nadie ha dicho o hecho cosas sobre el Río Copiapó. Onda nada al respecto, siendo que igual es un tema fuerte. Tener esa especie de cicatriz que cruza la región. Creo que recién ahora se está dando que hay una escena con un concepto más contemporáneo en la región. No tanto lo clásico y la típica pintura de caballitos. Bueno, se da que hay mucha gente que se ha ido de Atacama para estudiar algo relacionado con el arte y vuelve con ideas nuevas. Traen conceptos nuevos para desarrollar y eso refresca. Un poco esta gente que va y viene, da nuevas perspectivas. Eso intentamos hacer con «Atacama Panorámica».

Cuéntame un poco de ese colectivo

Empezamos a trabajar en Enero del 2012. También salió a partir de los talleres del Consejo de la Cultura. Específicamente en El Día de la Fotografía. Esa fue la primera instancia en que los fotógrafos nos vimos las caras y dijimos “oye igual somos varios y deberíamos hacer algo”. O sea, harta gente que sabía de fotografía. De ahí que empezamos a trabajar. Eso hasta cuando tuvimos una primera muestra que se llamó Miradas, en enero del 2013. Un poco como un primer ejercicio, para ver cómo nos ayudábamos, fue autogestionado.

Actualmente tenemos un proyecto que se llama Cadáver Exquisito, y es un juego de palabras, que se usaba mucho entre los artistas del surrealismo. Se trata de que una persona escribe una frase, luego otra persona le añadía una nueva, y así otra y otra. Se iba haciendo un juego con eso. Nosotros hicimos lo mismo pero con imágenes. Gracias a este proyecto que era para ver qué onda, cómo funcionábamos, quedamos elegidos para participar del encuentro en Concepción.

¿Y cómo les fue con ese encuentro?

Bien, fue súper buena la experiencia. Había harta gente que sabía mucho, eso ayuda a sacar ideas nuevas. Ayuda montón a la creatividad. Además estaba el asunto de los colectivos de fotografía, que igual es una buena plataforma.

¿Y cómo se veía la escena copiapina respecto a la de la zona centro sur?

Nosotros nos juntamos con un colectivo de Antofagasta y nos dimos cuenta que es el norte el que sufre la marginación en la cultura. Porque nosotros tenemos problemas que son como re básicos, como que no tenemos espacios ni nada. Por ejemplo en Concepción y Valparaíso tienen toda una escena armada. Nosotros, en cambio, estamos partiendo de la nada. A veces hay problemas tan sencillos como por ejemplo el tener que pedir permiso para colgar un cuadro y no tener que ponerlo en un caballete. Cosas básicas que para ellos no eran tema, pero para nosotros sí.

¿Qué metas se plantean a largo plazo como colectivo?

Lo principal es ser un referente de las artes visuales en la región. Porque en el fondo todo lo que hacemos tiene un fuerte arraigo al territorio. Onda las cosas que hablamos tienen un carácter basado en los problemas locales con una mirada actual, contemporánea. Tratamos de ir más allá, de no quedarse en la postal, de darle contenido y fondo a lo que hacemos.

¿Qué fotógrafo regional destacarías y le recomendarías a la gente conocer su trabajo?

Manuel Ormazabal ha desarrollado un trabajo súper fuerte. Como fotógrafos y como atacameños, no hemos reconocido realmente su trabajo. Yo lo considero un artista visual en todos sus aspectos y no un mero fotógrafo. Es un gran apoyo, está en el colectivo «Atacama Panorámica» y veo que siempre busca mover la escena. Manuel realmente tiene interés en trabajar. Cree mucho en nuestro trabajo y su opinón está validada por su trayectoria.

Revisa aquí la galería de NON EXPORTABLE, la instalación que montó este año Pía Acuña en Atacama. Sólo haz clik sobre la imagen y luego presiona play.

non exportable

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *